viernes, 30 de diciembre de 2011

Los bizcos y el mundo

Periódicamente se organizan actos en apoyo a los bizcos, partidos de fútbol, cadenas humanas alrededor del mundo, para apoyarles y demostrarles que la gente de bien les apoyan, pero ningún padre quiere tener un hijo bizco, porque saben que no tendrá las mismas oportunidades, preferirían tener a alguien que mire siempre al frente, recto, alguien tipificado como normal.



Los bizcos ni se lo plantean, para ellos, simplemente es normal que miren de este modo, algunos llevan así desde su nacimiento ( unos pocos, vamos) otros por haber mirando a alguien bizco y los demás por compartir lentillas.Ellos, no tienen miedo a la gente que les tiene miedo, pero, ¡infunden un temor increíble!, cuando te encuentras con muchos bizcos reunidos en una plaza, te aferras a la cartera, caminas mas rápido y no les miras a los ojos, ¡eso jamás!, quien sabe, tal vez al mirarles te sientas tan incomodo que realmente, te incomodes de solamente pensar en mirarles.
Desde el estado, gobierno, ayuntamientos y un largo etcétera intentan que los derechos de los bizcos permanezcan, que sean iguales que los que no lo son, pero por alguna jugada maestra del azar, los gobernantes, las alcaldesas y demás ciudadanos de alto standing, vistos desde el populacho como dirigentes y hombres y mujeres de bien, no son bizcos, es mas, ¿cómo alguien bizco iba a ser dirigente de un país? ¿Que sucedería cuando tuviese que entrevistarse con el mandamás de otra región?, el otro mandatario se pondría nervioso o desconfiaría de el, ya que a la gente, teóricamente, le gusta que le miren a los ojos, no que le miren de hecho, sino, sentir que le están mirando a sus globos oculares, tal vez no les importe que les escuchen o que les presten atención, pero lo que jamás toleran, es que parezca que no lo hagan.



Lo malo que tienen los bizcos, es sin duda alguna, que todo el mundo sabe que lo son, aunque ellos piensen, que no tiene ninguna importancia

No hay comentarios: